02 septiembre 2016

Ben & Frank le “echa el ojo” a los mexicanos

10:30

En México el 56.2% de la población entre 15 y 29 años tienen una limitación visual, lo cual significa un potencial mercado para las empresas dedicadas a la venta de productos oftalmológicos.

Para quienes usan anteojos saben que la compra de estos productos puede volverse caótica: un estudio visual certero, buscar un armazón resistente, frustraciones con los precios e intentar que el diseño tenga estilo y personalidad.

Este fue el caso de Beni, cofundador de Ben & Frank, que tras un caso de lentes extraviados se vio en la necesidad de comprar un nuevo par. Como todo estudiante, no contaba con un gran presupuesto para poder sustituir sus lentes perdidos, por lo que se dio a la tarea de utilizar su mejor herramienta, el internet. Aquí descubrió un abanico de posibilidades que le permitirían “recuperar” la vista, sin tener poner en aprietos su bolsillo.

“La odisea para cambiar de lentes comienza con consultas oftálmicas, sumado al costo de armazón y micas, para que en un año, vuelvas a pasar por lo mismo ya que las dioptrías aumentan con la edad. La idea de poder conseguir lentes con un diseño increíble y a un precio accesible fue lo que nos motivó a crear esta empresa” comenta María José Madero, cofundadora de Ben & Frank.

Para lograr ofrecer sus precios, Ben & Frank elimina los intermediarios para hacer de sus armazones y micas una opción más accesible.

Mariana Castillo, directora de la marca, explica que la industria óptica está fragmentada en muchos intermediarios que van cobrando un margen de paso en paso y por lo tanto los lentes acaban siendo más caros de lo que deberían.

“Nuestro modelo es un modelo directo al consumidor, eliminando a todos estos intermediarios vamos a ofrecer unos lentes de la misma calidad a un precio significativamente más bajo, 50% más barato que una óptica tradicional”, explica la empresaria.

Y es que en realidad, un sólo productor global de armazones maneja un alto porcentaje del mercado y tienen a su disposición las licencias de las marcas más reconocidas para producir sus lentes. “Entonces tienes al productor, al dueño de la marca, luego pasa a un distribuidor y este lo vende a las ópticas, las cuales le ponen un margen al armazón y a las micas”, subraya Castillo.

Es aquí donde el modelo de negocio de Ben & Frank toma forma, ya que ellos diseñan los armazones, se venden bajo una marca propia y usa un laboratorio óptico como socio. Esto permite que los lentes ópticos que ofrecen tengan precios desde los 1,700 pesos: micas graduadas con antireflejante, armazón y envío nacional.

Un año con buena visión

A un año de haber abierto la tienda online, Ben&Frank ha colocado más de 3,000 lentes y registra un crecimiento del 20% respecto a sus expectativas de inicio. Para 2017 esperan triplicar las ventar.

Y pese a nacer digital, la firma pretende finalizar el año con la apertura de su primera tienda física como un complemento para la gente que es renuente al comprar en línea.

“Creemos que nos va a dar mucha credibilidad y que puede ser un mercado introductorio para que muchas personas vean y sientan los lentes para lanzarse, en segundo lugar, a comprar en línea”, puntualiza Castillo.


Written by

We are Creative Blogger Theme Wavers which provides user friendly, effective and easy to use themes. Each support has free and providing HD support screen casting.

0 dicen algo:

 

© 2013 Geovanni León | Economía. All rights resevered. Designed by Templateism

Back To Top